Blog

Europa apuesta por la economía circular

La estrategia de la economía circular tan solo persigue mantener el valor de un producto, los recursos y materiales durante el mayor tiempo posible

La estrategia de economía circular tan solo persigue mantener el valor de un producto, los recursos y materiales durante el mayor tiempo posible. Su objetivo es cerrar el círculo y, para ello, se debe evitar que se convierta en residuo, por tanto, hay que reutilizarlo o reciclarlo. Al desechar menos productos, se extrae menos materia prima y se preserva mejor el medioambiente.

Pero todo se inicia desde el ecodiseño del propio producto. Así, se extrae el mayor partido posible a las materias primas, residuos y productos, se fomenta el ahorro energético y se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero. Con todo ello, la economía de la Unión Europea será más sostenible y competitiva.

Economía circular frente al modelo de economía lineal

En la actualidad, todavía se vive con una economía lineal. Este sistema es muy perjudicial para el medioambiente y para la salud. Se puede resumir en tres conceptos: producción, consumo y desecho. Este proceso es muy rápido, pero lento para que el planeta lo pueda digerir. Su base es un sistema económico capitalista que es poco consciente de sus consecuencias. Es muy individualista e insostenible. En contraposición está la economía circular, con el objetivo de frenar este proceso y transformarlo en otro más eficiente, creativo, consciente y respetuoso.

El pilar de esta economía circular es un proceso sostenible basado en el análisis del ciclo de vida. Es decir, se tiene en cuenta el diseño, las materias primas, el procesado, la producción, la posible reutilización, el reprocesamiento y el reciclaje. Todo ello, sin olvidar realizar un diseño ecológico y eficiente en todas las fases.

Es una forma de luchar contra la obsolescencia programada y apuesta por la durabilidad de los productos, por lo que tendrán una segunda vida y el residuo generado se convertirá en un recurso.

De las grandes diferencias existentes entre ambas economías, hay que destacar que la circular no desecha el producto final o lo convierte en residuo, sino que lo convierte en un recurso. En un nuevo producto con un ciclo de vida nuevo. Así se evita la constante contaminación y la explotación de productos al alargar su vida, tal y como se viene haciendo en el modelo lineal.

El ecodiseño apuesta por materiales menos contaminantes, más respetuosos y biodegradables para minimizar la huella en el medioambiente y no perjudicar al planeta ni a los seres vivos que habitan en él. De este modo, se pretenden frenar los desastres globales como, por ejemplo, el cambio climático.

¿Cómo ha planteado Europa la transición hacia la economía circular?

La Comisión Europea ha adoptado un paquete de medidas sobre la economía circular para ayudar a los consumidores y a las empresas a que puedan realizar la transición hacia una economía más sostenible.

Esta nueva economía atraviesa todos los ámbitos de la Unión y, para financiarla y avanzar hacia una sociedad un poco más sostenible, se recurre a:

  • Los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos conocidos como Fondos EIE, que destinan 5500 millones de euros en concepto de gestión de residuos.
  • El programa de financiación de investigación e innovación europeo conocido como Horizonte 2020, con 650 millones de euros.
  • El Plan Juncker o Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas financia proyectos como el reciclado de GreenFiber International. Para este proyecto se destinaron 7,5 millones de euros que se tradujeron en 280 puestos de trabajo y en la recolección de 50 000 toneladas de residuos anuales.
  • Instrumentos de financiación para pymes, como es el programa COSME o el proyecto medioambiental conocido como LIFE +.

Cambios legislativos para que su implantación resulte exitosa

Es necesario acometer cambios legislativos importantes en materia de residuos para conseguir el éxito en la implantación de la economía circular. Estas nuevas normativas situarían a la Unión Europea a la cabeza en cuestión de reciclado y gestión de residuos.

Todos los estados pertenecientes a la Unión Europea han aprobado algunas medidas muy ambiciosas. Sobre todo, se han centrado en la adecuación de la legislación de residuos a los futuribles retos como parte de la política general de la UE relacionada con esta nueva economía.

Estas nuevas normativas están basadas en las propuestas de la propia Comisión como parte del paquete de la economía circular y están destinadas a evitar los residuos. Si no es posible, se intensificará el reciclado de forma notable en los residuos municipales y envases. Por otro lado, se suprimirá el vertido de residuos y se fomentará la utilización de instrumentos económicos, como son los regímenes de responsabilidad ampliada de productores.

Con esta nueva legislación se demanda a los Estados miembros que opten por medidas muy concretas para dar así prioridad a la reutilización, prevención y reciclado frente a la incineración y a los depósitos en vertederos. Así se puede hacer realidad esta nueva economía.

Nuevas normas que colocarán a la UE como líder mundial de la gestión de residuos y reciclado

Para poder dar ejemplo, ser pionera y marcar tendencia, Europa adopta la legislación en esta materia más avanzada del planeta con los siguientes puntos a tener en cuenta:

1. Recogida selectiva

Además de la obligación de recogida selectiva que ya se aplica en cartón y papel, plásticos y metales o vidrio, la nueva normativa de recogida impulsará la recogida de otros tipos de residuos como los peligrosos o biorresiduos de origen doméstico. Así, los residuos domésticos peligrosos se comenzarán a recoger de forma selectiva desde 2022, los biológicos en 2023 y los textiles en 2025.

2. Supresión gradual de los vertederos

Las infraestructuras de los vertederos no aportan ningún tipo de valor añadido en la economía circular, porque pueden contaminar el aire, el suelo y las aguas. Hasta 2035 los residuos municipales que se depositen en vertederos se tendrán que reducir hasta el 10 % o menos de la cantidad total de residuos domésticos.

3. Prevención

La nueva normativa hará hincapié para evitar los residuos y se introducirán importantes objetivos para prevenir el desperdicio de alimentos en la UE y detener el vertido de basuras al mar. Así, se contribuirá a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible marcados por la ONU.

4. Incentivos

Esta nueva legislación también prevé la utilización de instrumentos económicos muy eficaces junto con otras medidas para apoyar la jerarquía de residuos. No hay que olvidar que uno de los actores principales para conseguir esta transición son los productores, ya que se les hace responsables de sus productos cuando estos se convierten en residuos.

Las exigencias para el régimen de responsabilidad ampliada a los productores tendrán como resultado una mejora de sus prestaciones y gobernanza. Antes de 2024 se implantarán dichos regímenes para todos los envases.

Normativas existentes relacionadas con la economía circular BS 8001 y XP X30901

Estas son dos de las normativas actuales relacionadas con la economía circular:

1. BS 8001

En mayo de 2017, la British Standard Institution elaboró esta normativa que es aplicable a cualquier tipo de organización, independientemente de su tamaño o sector de actividad. Es el primer marco práctico para que las organizaciones implanten los principios de esta nueva economía aparcando el enfoque lineal de consumo y producción.

Los principios rectores de esta guía son el pensamiento sistémico, la innovación, la gestión de los impactos directos e indirectos de sus actividades y decisiones a través de su sistema, la colaboración interna y externa con acuerdos formales o informales con el objetivo de crear valor mutuo y la transparencia.

2. XP X30901

Esta normativa, publicada en octubre de 2018, es la certificación de AFNOR (asociación de normalización francesa) relacionada con el desarrollo de buenas prácticas hacia el paradigma de la llamada economía circular. Como la presentada anteriormente, es aplicable a cualquier tipo de organización y está basada en el desarrollo simultáneo de los componentes ambiental, social y económico de las organizaciones desde los 7 pilares de la economía circular:

  • Suministro sostenible.
  • Simbiosis industrial.
  • Consumo responsable.
  • Ecodiseño.
  • Gestión eficaz de productos y material al finalizar su vida útil.
  • Economía de la funcionalidad.
  • Alargar la duración de uso.

Esta norma incluye las tres dimensiones del desarrollo sostenible, es decir, la económico, la ambiental y la social, y persigue dos grandes objetivos:

1. Facilitar diálogos para reflexionar acerca del modo de producción y consumo que derivará en la eficacia de las organizaciones que implanten la norma para optimizar el uso de sus recursos y se limitarán los recursos generados.

2. Facilitar una herramienta de gestión con la que planificar, evaluar y mejorar este proyecto de economía circular, tanto en empresas privadas como en una ciudad o administración pública.

Todavía no existe una normativa europea para esta economía, por ello, el modelo francés es un excelente antecedente y un buen punto de partida. De hecho, Francia está tomando la iniciativa y se ha creado un comité técnico bajo su supervisión para reunir a profesionales que puedan elaborar una norma internacional sobre la base de la XP X30901.

En España tampoco existe una norma nacional, aunque se recomienda avanzar hacia esa economía competitiva e hipocarbónica, pero para ello es necesario mejorar la recogida selectiva de residuos, introducir impuestos al vertido y mejorar la responsabilidad ampliada del productor. Para abordar estas cuestiones ya está creado el Comité pertinente.

En definitiva, hay una fuerte apuesta a nivel europeo por la economía circular porque sirve para recuperar y volver a introducir materias primas en el sistema de producción, aprovechando los recursos de un modo consciente y responsable con el medioambiente.