Blog

Agua que has de beber…

Right2Water es la primera iniciativa ciudadana europea que demanda la implementación del derecho humano al agua potable y consigue reformas. Compartir

Introducción

El 21  de marzo de 2013, Right2Water se convierte en la primera Iniciativa Ciudadana Europea tras cumplir los estrictos requisitos necesarios para ello.

En marzo de 2014, la Comisión responde positivamente a las demandas de la iniciativa de Right2Water.

Su pretensión es la de comprometer a la Unión Europea y a los Estados miembros para adoptar las medidas necesarias encaminadas a implementar el derecho humano al agua de consumo humano y al saneamiento, reconocido como tal en la Resolución 64/292, aprobada por la Asamblea General  de las Naciones Unidas el 28 de julio de 2010 por consenso de todos los países que forman parte de ella, incluidos todos los Estados miembros de la Unión Europea.

Las demandas de la iniciativa se centran en tres puntos:

  1. Garantizar el agua y su saneamiento para toda la Unión Europea. Según los datos recabados por Right2Water, en la Unión Europea hay aún un millón de personas sin acceso al agua y en torno a los ocho millones sin acceso al debido saneamiento.
  2. Impedir la liberalización de los servicios de agua, lo que se suele traducir como la privatización del servicio.
  3. Comprometerse para conseguir el acceso universal al agua y al saneamiento más allá de las fronteras europeas.

Definición del derecho humano al agua

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas, en noviembre de 2002, redacta la Observación General número 15 sobre el derecho humano al agua. En ella, concreta la definición de este derecho estableciendo las siguientes consideraciones:

  • El agua debe ser suficiente y continua para el uso personal y doméstico. Sigue las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud y establece ese mínimo necesario entre 50 y 100 litros de agua por persona y día.
  • Ha de ser saludable, esto es, sin microorganismos, sustancias químicas y sin riesgos radiológicos que supongan una amenaza para la salud.
  • Debe presentar un sabor, color y olor aceptables. Las instalaciones y servicios, además, deben ser apropiados y tener en cuenta al género, al ciclo de la vida y a la privacidad.
  • Los servicios de agua y saneamiento han de ser accesibles físicamente. Vuelve a seguir a la Organización Mundial de la Salud estableciendo una distancia inferior a un kilómetro y que el tiempo no supere para ello los 30 minutos.
  • El precio del agua, de sus servicios e instalaciones han de ser asequibles para todos. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo recomienda que no superen, entre todos ellos, el 3 % de los ingresos por familia.

El derecho humano al agua en la Unión Europea

En la respuesta de la Comisión, en marzo de 2014 a la iniciativa Right2Water, se compromete a:

  • Incrementar los esfuerzos para que los Estados miembros apliquen la legislación europea relativa al agua.
  • Efectuar una consulta pública en toda la Unión sobre la Directiva 98/83/CE para evaluar si debe mejorarse y la forma de hacerlo.
  • Incrementar la información que se proporciona a los ciudadanos sobre aguas residuales y agua potable.
  • Aumentar la transparencia en lo concerniente a valores económicos y de calidad de los proveedores del agua.
  • Estudiar la viabilidad de establecer unos parámetros para el control de la calidad del agua.
  • Luchar por el acceso global al agua potable y saneamiento.

También se pronuncia sobre la petición de impedir la liberalización de los servicios del agua. Apela al principio de subsidiariedad e indica que las decisiones sobre la forma de gestionar los servicios hidrícos corresponde a los Estados y que no pueden intervenir según los Tratados.

Sin embargo, en ningún momento se refiere al acceso al agua y su saneamiento como un derecho humano.

El Pleno del Parlamento Europeo de septiembre de 2015 respalda la iniciativa de Right2Water con una amplia mayoría y critica a la Comisión por no haber presentado ninguna propuesta para consagrar el agua como derecho humano y limitarse a anunciar compromisos ya existentes.

También solicitan que la producción, la distribución y el tratamiento de agua y su saneamiento sean excluidos de los acuerdos comerciales y de cualquier revisión de la Directiva sobre Concesiones.

Por último, piden una revisión de la Directiva sobre el agua.

En febrero de 2018, la Comisión adopta una revisión de la Directiva 98/83/CE. Para su elaboración, encarga a especialistas de la Organización Mundial de la Salud la actualización de los parámetros químicos y de los microbiológicos, y sus límites saludables.

La revisión de la Directiva debe ser refrendada por el Parlamento Europeo y el Consejo. Tras el debate y aprobación de las enmiendas presentadas por los distintos grupos políticos, se aprueba en octubre de 2018. En marzo de 2019, el Consejo acuerda su posición sobre la propuesta.

Novedades de la refundición de la Directiva 98/83/CE

Los principales ámbitos de mejora que se desprenden del proceso de evaluación llevado a cabo por la Comisión llevan aparejadas una serie cambios:

1. La mejora y actualización de la lista de parámetros protege la salud de las personas y garantiza un agua potable de calidad. Los cambios en dicha lista son:

Anexo I: Relativo a los parámetros microbiológicos y químicos.

  • Valores paramétricos de los parámetros microbiológicos. Añade nuevos parámetros: esporas de Clostridium perfringens y bacterias coliformes, turbidez (de la anterior parte C del Anexo I) y colifagos somáticos.
  • Valores paramétricos de los parámetros químicos. Incluye: el clorato y el clorito, que son subproductos de la desinfección con hipoclorito, alteradores endocrinos (bisfenol A, ß-estradiol y nonilfenol), ácidos haloacéticos, microcistina, sustancias perfluoradas (PFAS) y uranio.
  • Parámetros indicadores. Se eliminan del Anexo I y, excepto la turbidez, pasan al Anexo IV sobre información a los consumidores. La nueva parte C establece los parámetros que se deben evaluar por la nueva evaluación del riesgo en el sistema de distribución domiciliaria: el plomo y la Legionella.

Anexo II: Controles y análisis de los parámetros.

  • La inclusión, en la parte A, de una referencia al control operacional y el parámetro de turbidez asociado, ya que ofrece información rápida para garantizar el funcionamiento adecuado del tratamiento.
  • Se simplifica el cuadro de la parte B relativo a las frecuencias y se establecen dos categorías en los parámetros: los básicos (E. coli, esporas de Clostridium perfringens y colifagos somáticos) que no pueden constituirse en objeto de una evaluación del riesgo en el suministro, y el resto de parámetros.
  • Las especificaciones establecidas para no seguir la frecuencia de control cuando se acomete una evaluación del riesgo en el suministro permanecen con las modificaciones justas para armonizar la redacción del texto. Los apartados anteriores se trasladan al artículo 9 de «Evaluación del riego en el suministro».

Anexo III: Métodos de análisis.

  1. Se suprimen los dos primeros apartados de la parte A y se actualizan los métodos relativos a los parámetros microbiológicos incorporados.
  2. En la parte B, se elimina el cuadro de especificaciones introducido tras la modificación de 2015 cuya validez es hasta finales de 2019.
  3. Se actualizan las especificaciones de los parámetros químicos para que reflejen la nueva lista de parámetros microbiológicos.
  1. Adoptar un enfoque basado en los riesgos para los distribuidores de agua en la evaluación de la seguridad del agua ayuda a detectar y afrontar los riesgos de las fuentes de agua en la fase de distribución. Dicho enfoque viene descrito en el nuevo artículo 7 a modo introductorio y afecta a los artículos 8, 9 y 10. También introduce obligaciones relativas a las evaluaciones del riesgo.
  2. Mejorar el acceso y la transparencia de la información a los consumidores. Para ello, se redacta un anexo nuevo: el anexo IV. Recoge la información que ha de estar disponible en Internet para los consumidores. Los grandes distribuidores deben facilitar una información adicional sobre los resultados generales de la eficiencia del sistema de suministro, incluyendo las tasas de fuga y la eficiencia energética.
  3. Armonizar las normas de los materiales en contacto con el agua potable, regulados en sus normativas específicas.

Conclusiones

La iniciativa de Right2Water consigue una importante reforma de la Directiva 98/83/CE del Consejo, de 3 de noviembre de 1998, relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano, también conocida como la Directiva sobre el agua potable. Dicha reforma pretende garantizar:

  • La seguridad y calidad del agua del grifo en todo el territorio europeo actualizando unos parámetros obsoletos y mejorando la eficiencia en los tratamientos. Además de mejorar y abaratar el consumo, se relaciona directamente con la reducción del plástico de las botellas de agua y una reducción de las emisiones provocadas por los transportes.
  • La protección de la salud humana estableciendo nuevas disposiciones sobre los materiales que entran en contacto con el agua.
  • El derecho de los consumidores a la información sobre el agua potable.
  • Abaratar los costes en el largo plazo gracias al enfoque del riesgo.
  • Evitar la contaminación del agua.

Quedan aún desdibujadas algunas de las demandas de Right2Water, pero no restan validez al camino recorrido.

La Agenda 2030 de Naciones Unidas, en las metas que persigue para el año 2030 en su sexto objetivo encaminado a «garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos» confluye con las demandas de universalidad planteadas por Right2Water a la Unión Europea. La lucha no ha acabado.